homeenfermedadesoperacionesinfopacientesNuestro equipoMultimediaContacto

 


OPERACIÓN DE HARTMANN ó COLECTOMÍA SEGMENTARIA

Anatomía
:  El colon o intestino grueso es la última porción del intestino; es un órgano tubular de aproximadamente un metro y medio, tiene forma de signo de pregunta, comienza al terminar el intestino delgado (ileon) y termina en el recto-ano (en la pelvis). Su pared tiene tres capas: la interna o mucosa, la media o muscular y la serosa. Se lo divide en colon derecho e izquierdo de la línea media; se encuentra irrigado por dos arterias, una para el colon derecho, otra para el colon izquierdo. Anatómicamente también se lo divide en sectores que se denominan ciego, colon ascendente, colon transverso, colon descendente y sigmoides.

¿Qué causas llevan a decidir esta operación? La presencia de tumores, diverticulitis complicada (absceso, peritonitis), obstrucción o sangrado, casos en los que no se pueda reconstruirse el tránsito intestinal por las características de la pared del colon. Ante estas causas, se decide no realizar una anastomosis o unión, que se deja para un segundo tiempo quirúrgico; en este caso el paciente queda con una colostomía temporal.

Estudios previos: Además de los estudios prequirúrgicos de rutina, debe complementarse con estudios por imágenes (tomografía, ecografía).

¿Qué anestesia se utiliza? Solamente anestesia general.

Procedimiento abierto
Descripción: Se realiza una incisión o corte vertical amplio en la línea media del abdomen. Se exponen de esta manera los órganos intraabdominales que se exploran por palpación. Se busca la lesión, se identifica la arteria que alimenta el segmento del colon, por lo general, sigmoides y se liga y secciona. Se libera el colon descendente de sus adherencias normales a la pared posterior del abdomen. Se secciona el extremo proximal a nivel del colon descendente para poder confeccionar una colostomía, abriendo un orificio transversal en el lado izquierdo de la pared abdominal por donde saldrá este tubo intestinal.
Se extrae el colon sigmoideo junto con su meso o raíz que incluye los vasos sanguíneos que lo alimentan y los ganglios linfáticos. Se cierra el orificio a nivel de la unión rectosigmoidea por debajo de la lesión. Se cierra el abdomen dejando drenaje y sonda vesical. Se trata, muchas veces, de una cirugía de salvataje.

Complicaciones: Como en todo procedimiento quirúrgico deben considerarse complicaciones. Aunque son poco frecuentes, y no se limitan solamente a las siguientes, se mencionan: dolor, sangrado, infección, lesión de órganos (hígado, bazo, uréter, intestino delgado, vejiga), trombosis venosa profunda, hematomas. Específicamente, en cirugía colónica, debe considerarse la falla del cierre del muñón rectal (dehiscencia o filtración), es decir, que lo suturado no cicatrice, que en caso de aparecer, requerirá de tratamiento complementario. Asimismo, la vitalidad y permeabilidad de la colostomía deberá ser vigilada.

Cuidados postoperatorios: ver analgésicos, actividad, alimentación, medicación habitual.